¿Cómo espiar el móvil de tu pareja?

Espiar un movil Android no es lo mejor para la relación por el simple motivo de que si tu pareja se entera te puedes cargar todo lo que tengas con esa persona. No obstante, si sospechas de que te está siendo infiel, es un motivo más para salir de dudas y no perder el tiempo dentro de una relación tóxica.

En este post te explicaremos cómo espiar el móvil de tu pareja de una forma sencilla y bastante práctica con 5 aplicaciones de Android e IOS.

¿Quieres salir de dudas?, sigue leyendo…

app espiar whatsapp

¿Por qué espiar el WhatsApp de tu novia?

Existen muchos motivos por el cual te puede interesar espiar el whatsapp de tu novia, por ejemplo, sospechas que se está viendo con otra persona, si lleva todo el día pegada al móvil con un comportamiento sospechoso.

Sea cual sea tu situación, a continuación te mostraré las mejores aplicaciones de móvil para espiar el Instagram, Facebook, WhatsApp o incluso los mensajes convencionales.

  1. AppSpy: Si estás buscando una aplicación espía de WhatsApp con esta app puedes ver los mensajes de tu pareja e hijos para llevar un seguimiento de ellos.
  2. Hoverwatch: Se trata de otra aplicación que te permite mirar los mensajes de varios servicios de mensajería como Facebook o WhatsApp
  3. Spyzie: Una de las App más potentes a la hora de espiar el Instagram de alguien para descubrir una infidelidad, la aplicación cuenta con un panel de control que te permite ver algunos gráficos avanzados sobre la persona.
  4. MSpy: La última opción va dirigida a aquellas personas que necesiten hackear el Skype de su pareja, con MSpy podemos espiar hasta 5 personas a la vez.

Con estas aplicaciones para móvil podrás controlar a cualquier persona sin que se de cuenta de que le estás espiando.

¿Cómo rastrear el móvil sin usar aplicaciones?

Las aplicaciones no es todo lo que puedes hacer para mirar las conversaciones. También puedes buscar el momento adecuado.

El mejor momento para leer los mensajes de alguien es cuando está en la ducha, sacando al perro o incluso durmiendo, en ese momento tienes que hacer uso de tu rapidez, sobre todo en el tema de la interpretación de los mensajes, “que algún amigo le diga algo bonito a tu novia no tiene por que ser un motivo de infidelidad”.

Para terminar, recuerda que las bases de una relación se fundan en la confianza, el respeto o el cariño, espiar a tu ex no es legal ni ético, así que piensa en las consecuencias que te puede acarrear mirar el móvil de tu pareja.

GPS, bugs, aplicaciones: espiando a la pareja

Gracias a un software muy sencillo, las personas celosas pueden averiguar todo lo que su cónyuge quiere ocultarles.

No necesitas pertenecer a la NSA para espiar a tu prójimo, especialmente cuando duerme en la misma cama que nosotros. Tampoco es necesario ser Edward Snowden para acceder a su buzón de voz, mensajes de texto, correos electrónicos o cuenta de Facebook.

Ni siquiera tienes que ser un geek para geolocalizarlo o pincharlo. Todo lo que tienes que hacer es ser un cónyuge sospechoso y tener acceso al smartphone o al ordenador de tu pareja.

En menos de cinco minutos, con aplicaciones o software cuyos nombres contengan la palabra «espía» (SpyBubble, Mobile Spy, mSpy…) y que cuesten entre 0 y 300 euros, podrás hackear las comunicaciones y la vida digital de tu media naranja. Con impunidad.

Empezó a ir al baño con su Iphone

Ana, 30, estaba leyendo los mensajes de texto de su novio cuando este dejó su smartphone en la mesa. Eso la tranquilizó.

Cuando se fue por un año al extranjero, se sintió manchada por la duda. ¿Qué estaba haciendo sin ella? ¿Quiénes eran estos nuevos «amigos» que aparecieron en su página de Facebook?

Cuando regresó a España, compró un registrador de teclado en Internet por 20 euros y lo instaló en el ordenador de su pareja. «Este tipo de software graba todo lo que tecleas y hace capturas de pantalla sin que te des cuenta.

Tengo todas sus contraseñas anotadas. «Ella revisó sus e-mails, su Facebook. No encontré nada sospechoso. «Continué durante varios meses», admite. Es como una droga. «Gracias a un software muy sencillo, las personas celosas pueden averiguar todo lo que su cónyuge no quiere que sepan.

Jose, por su parte, empezó a sospechar de su novia (durante los últimos 10 años) cuando ella empezó a ir al baño con su iPhone en la mano. Un domingo, para ducharse, puso su teléfono en el lavabo. Jose lo robó y descubrió que estaba enviando docenas de mensajes apasionados a un tal Miguel.

No podía negarlo, prometió romper con su amante. «¿Pero cómo podía estar yo seguro de que lo iba a hacer? Ya no confiaba en ella», dice.

Puse una aplicación en su teléfono, y no falló: siguió viéndolo. Esperaba que se aburriera eventualmente. Pero entonces un día, no pude más. Tenía toda la información de contacto del famoso Miguel. Lo amenacé. La dejó. Ella nunca supo que yo intervine. »

¿Cómo espiar el teléfono de mi novio o novia?

Simplemente escriba «espía a tu esposa/marido» en su teclado y lo encontrará en Google.

Una legión de pequeños desarrolladores ha puesto estas tecnologías, inventadas para el espionaje económico, a disposición del público en general», afirma Abdel Bounane, columnista digital de Canal +.

Son «malware» creados con intenciones maliciosas, pero sus sitios parecen inofensivos y son muy fáciles de usar.

«De ahí su éxito. Spytic, por ejemplo, un software de control parental francés, ha registrado más de cien mil usuarios en tres años. Permite un seguimiento discreto de toda la familia. Algunas personas utilizan Spytic en lugar de un detective privado (que es mucho más caro), pero es imposible cuantificarlos», dice el cofundador Pierre Fontaine.

Quienes lo utilizan para el espionaje conyugal se mantienen discretos sobre sus prácticas, porque no es legal en Francia. «Las violaciones del derecho a la intimidad se castigan con un año de prisión, y las violaciones de los datos personales con cinco años.

Pero todavía es necesario poder aportar pruebas… Leer los correos electrónicos de una cuenta que ha permanecido conectada, cambiar una contraseña a escondidas, inventar un perfil de Facebook falso, instalar una aplicación de spyware… ¿Cuál es el límite que no se debe sobrepasar?

«La idea de que es normal hacerlo, ya que es técnicamente posible hacerlo, es cada vez más evidente, advierte la sexóloga Mireille Dubois-Chevalier. Es un efecto perverso de estas tecnologías y de la banalización de la vigilancia: en la calle, en el trabajo, entre estados…».

Entonces, ¿por qué no en casa?» Creer que uno puede violar la intimidad del otro de esta manera es hacer de él o ella no un sujeto de la relación, sino un objeto, analiza. Es negar su parte de misterio. El otro se nos escapa en cualquier momento, porque es radicalmente diferente. Cuando ya no estamos en el respeto de esta alteridad, sino en la posesión, la relación está en peligro. »

¿Como tener acceso a los datos del ordenador de mi cónyuge?

Enamorado, pero también amistoso, familiar, profesional… Una exposición peligrosa. «Mi marido solía decirme: ‘Piensa esto, harás aquello’, y yo solía pasar todo el tiempo respondiéndole: ‘No lo sabes, no estás en mi cabeza'», dice Ilda, de 38 años.

Sólo más tarde se dio cuenta de que él había pirateado su ordenador (encontró una docena de sus correos electrónicos pirateados en la impresora). «Me sentí desposeído, violado. No podía soportar que yo fuera una mujer libre para pensar, actuar, fantasear…» Cambió de computadora, puso códigos en todas partes. Pero», confiesa, «él había ido demasiado lejos, terminé dejándolo.

«Espiamos para saber, para entender. «Es una forma de recuperar la sensación de seguridad tras el descubrimiento de la infidelidad, explica el psiquiatra Christophe Fauré, autor de «¿Todavía me amas?».

O, por el contrario, buscar elementos tangibles para salir. «Una forma arriesgada de tomar el control. Porque la traición del otro puede llevar a justificar todo. «Nunca me he sentido culpable. Yo creía en mi noble causa: sacar a una esposa infiel», dice Patrick.

Espió en el ordenador de su mujer durante dos años. «No podía esperar a ver lo que había hecho. Había mucho voyeurismo junto con la emoción de desafiar lo prohibido. «Y también una gran tristeza al descubrir los detalles de la relación.

«Me lastimé al verla, pero nos permitió enfrentar y superar la situación. Prefiero que mi pareja me vea como el hombre que ha aceptado su infidelidad en vez de como el hombre que ignora sus travesuras. «Patrick es uno de los pocos «aprendices de espía» que han aceptado testificar. ¿Vergüenza? «Mirar una vez por curiosidad para tranquilizarse es comprensible, pero seguir la pista de las acciones del otro es patológico», dice Mireille Dubois-Chevalier. Especialmente porque nos ahogamos rápidamente por la masa de datos (llamadas, correos electrónicos, textos) que llegan en tiempo real.

¿Cómo saber si están espiando mi móvil?

La única manera de encontrarlos es reiniciar el teléfono o usar un programa antivirus. Y luego algo más. «Los desarrolladores cambian constantemente sus técnicas para evitar los nuevos programas antivirus».

La mejor manera de atrapar a un cónyuge demasiado curioso es prestar atención a lo que dice. «Siempre terminará dejando caer información que se supone no debe saber».

También se puede, «dar la información equivocada y observar la reacción. Es más simple que en el espionaje económico, donde no compartes la vida del objetivo. «Espiar al espía», por así decirlo.

» La pareja rara vez sale ilesa de este juego de masacre. La relación puede explotar». Podemos intentar reconstruir la relación amorosa. Pero la violación de la intimidad es una herida profunda.

«Pero las cosas no van a mejorar. «Es probable que el espionaje se desarrolle en la pareja a medida que las nuevas tecnologías se democraticen». Ya puede activar el micrófono de su teléfono móvil o de su cámara web a distancia, y pronto podrá observar su casa a través de la televisión. ¿Será necesario exigir pronto la aplicación, dentro de la pareja, del derecho a la intimidad?

Comparte nuestro contenido

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow by Email
Facebook
Twitter
WhatsApp Whatssapp